¿Quieres saber más?

———————————————————————————————–

• ¿El Por qué el título “Las Flores de los Cipreses”? •

Amigo, me preguntas por algo que no debo desvelar. Está perfectamente explicado en el libro. Te diré que los cipreses siempre apuntan alto, son ejemplo de superación y que pueden rebrotar incluso después de haberlos arrancados. Una pista te doy. Seguro que en tu vida hay cosas que haces que no llegas a conocer si sirven o no, pero que a ti te proporcionan mucha calma, paz y tranquilidad.

• ¿estoy en contra de los objetivos? • 

No, no, para nada. Es fundamental en esta vida marcarse objetivos. Nos hacen mejores y nos ayudan a superarse. Debemos tener objetivos profesionales, personales, académicos…pero sin descuidar que para llegar a estas metas hay que recorrer largos caminos. Si no disfrutas del recorrido y de tus compañeros de viaje, te será muy difícil conseguir nada. Es sencillo. Cuando te afecta una situación personal desagradable, o estás preocupado por algo, o de malhumor…no rindes igual, tu trabajo, tu vida, tus relaciones se ven afectadas. Todo cambia cuando estas, alegre, contento, feliz…tu rendimiento es mucho mayor. Objetivos siempre. El primero de ellos ser feliz. Yo me preocuparía de tener trabajadores que no son felices en mi empresa.

• ¿Volvería a trabajar en una entidad financiera? • 

¡Ahí me has dado! Durante más de veinte años me desarrollé profesionalmente en bancos y cajas de ahorro. ¡Dios! Como lo echo de menos. Estaría encantado. Confío que los responsables de estas entidades se hayan dado cuenta de las cosas que hicieron mal y no deseo que vuelvan a repetirse los errores cometidos. Los bancos deben ser partícipes de los proyectos, ilusiones y alegrías de la gente. Hay un producto financiero para cada momento de nuestra vida. Si abres un plan de ahorro, estás deseando un futuro mejor para tu hijo. Si firmas una hipoteca, creas tu hogar. Un seguro, es preocuparse por los tuyos…En los últimos años se perdió esta idea, y se repartía café para todos olvidando en muchísimos casos el cliente que había sentado detrás de la mesa. Los responsables de las entidades financieras son personas como nosotros y son conscientes de que esto ha sido así durante muchos años, pero cayeron en el error de querer rentabilizar planes de expansión en menos de dos años, ¡y en un negocio basado en la confianza! Mal binomio: urgencia y confianza. No quiero alargarme más…pero a tu pregunta, ojala leyera esto algún responsable financiero y viera en mí un orgulloso trabajador de esta profesión a la que tanto amó. Le envío mi currículum ya.

• ¿Soy el bueno de la película y los demás son los malos? • 

Mil perdones si es la impresión que te has llevado del libro. Lo siento. No es esa la intención. Claro que he hecho cosas mal. He cometido errores como todos. Es más del libro no quiero que se vea como una justificación, o una defensa de algo que me pasó. No todo lo contrario. El mensaje es otro bien distinto. En nuestras vidas atravesamos situaciones muy difíciles que nos hacen cuestionar muchas veces el sentido de tantas y tantas cosas. Yo, que quede muy claro, soy uno más, ni tengo capacidad ni conocimientos, ni es mi intención dar lecciones de nada ni a nadie. Pero la experiencia vivida sí me da derecho a contar que en momentos de dificultad no tiene precio el sentirse acompañado. Tener alguien a quién mostrar tus sentimientos, tus miedos. En eso sí puedo ser rotundo, es la mejor ayuda y la primera piedra de cualquier solución a cualquier problema. Pero por favor, yo no quiero ser maestro ni ejemplo de nada. Me mataría perder mi humildad.

• ¿El día del despido fue tan terrible? • 

¡¡¡Buffff!!! Se mezclan muchas sensaciones y muchas emociones en muy poco tiempo. No hay casos iguales y los motivos y situaciones siempre serán diferentes. No niego que los trabajadores de banca, y en cualquier otro sector también, vivimos atenazados porque vemos como nuestras empresas se hunden. Nos meten el miedo de la pérdida del puesto de trabajo. Te hacen creer que para salvarla no hay más remedio que hacer cosas que no entiendes. Es un clima muy complicado. Vives atenazado, y sabes que cualquier resbalón significa tu caída. La lotería te toca a ti, y eres juzgado por algo por lo que fuiste premiado en otras ocasiones. Personas que te respaldaban, que te aplaudían, que te premiaban con poderes, ascensos y dinero, presas del pánico a perder su trabajo también, como he explicado en el primer párrafo, desaparecen y no abren la boca en tu defensa. A eso añádele el trato que recibes: interrogatorios, escritos de tu puño y letra explicando lo que haces, justificar lo que ellos te han pedido que hagas antes…No lo hicieron bien. Yo sigo siendo la misma persona. La verdad, no merecí ese trato…quitarte las llaves de la oficina, cambiar las alarmas…¡Cómo no me di cuenta! Estaba ya sentenciado. No me he caído del árbol ahora. Soy economista y conozco el mundo empresarial. Hay decisiones que tomar que a veces son incómodas y necesarias. Pero no hay que olvidar que no somos máquinas que se quitan y se guardan. Somos personas, con gente a su lado que lo pasa igual o peor que uno mismo.

 En el libro, hay alguna referencia a películas como “Que bello es vivir”, “En el nombre del Padre”, “La Misión” y algunas películas infantiles.• ¿Te gusta el cine? • 

A ver como explico esto sin meter la pata…No es que sea cine, o libros, o música. Películas, canciones, libros hay miles siempre. Paso muchísimo más tiempo buscando un libro, una película o una canción, que escuchando, leyendo o viendo cine. No me conformo con cualquier cosa, necesito sentir que me están trasmitiendo algo, que no es un producto sólo de entretenimiento. Debo recibir un mensaje, un porqué de esa obra. Las películas que me nombras, trasmiten infinidad de valores. Son recomendables cien por cien. Amor, familia, respeto, perdón…y dentro de todas, el ser humano. Son valores que descuidamos en demasiadas ocasiones. Ah y lo de las infantiles… Todos los padres pasamos esa época en la que en casa lo único que se ven son películas de niños (no ves ni las noticias), y te das cuenta de la cantidad de calores que trasmiten (no todas, pero las de toda la vida sí). Por desgracia, se van haciendo mayores y las películas ya recurren al chiste fácil, a la broma, a pasar el rato descuidando trasmitir esos valores.

• ¿Con qué frase me quedo del libro? • 

¡Madre mía! A quién quieres más, ¿a papá o a mamá? Es muy complicado. La trama del libro, el análisis de la sociedad, del sistema financiero, son para mí lo de menos del libro. Lo importante era trasmitir sentimientos y reflexiones. Y las páginas están llenas de ellas. El libro está lleno de hechos que nos hacen ver que todos somos humanos, y en el momento que entendamos esto, las cosas irán mejor para todos. Por ejemplo y no es la mejor, recuerdas un telediario, donde el presidente del banco mundial debía descalzarse para entrar en un templo. Pues bien, resulta que al hacerlo, dejo ver que llevaba los calcetines agujereados…¡Fue genial! Nos igualó a todos. Da igual la condición, el status, el poder…todos veos el mismo sol. Vuelvo a pedir perdón. Para nada pretendo dar lecciones de nada ni a nadie. Te respondo con toda la humildad del mundo. Cualquier investigador, cuando obtiene un logro importante, en la mayoría de las ocasiones al ser entrevistado, no habla de ese logro en sí. Recuerda al equipo que le ha acompañado, a los años de esfuerzo, al sacrificio de sus familias…Habla de sentimientos, de emociones…esa es la idea. El objetivo, sí. Pero mira el camino, esfuerzo, sacrificio, equipo, familia, educación… Por supuesto, no me olvido con la frase que recoge el sentimiento de unos padres cuando su hijo vuelve a casa para simplemente tomar un café con ellos. La vida ahí cobra sentido.

1 comment for “¿Quieres saber más?

  1. Jaime Oliver Gómez
    9 septiembre, 2013 at 20:46

    Teniendo las cosas claras como las tienes, siendo una persona HONRADA y JUSTA, ¿ por qué no das un “paso más al frente” e intentas representar a toda ese gente que se siente engañada los que manejan esto? ¿por qué no nos representas en Alcoy, en Alicante, en la Comunidad Valenciana o en Madrid?… yo no te puedo acompañar porque mi trabajo me lo prohibe , pero sí te puedo apoyar.

Deja un comentario

¿Quieres saber más?¿Quieres saber más?¿Quieres saber más?¿Quieres saber más?¿Quieres saber más?
Email